El fango

en la oscuridad

buscamos las palabras

de rodillas en el fango de la vida ordinaria

cómo discernir el guijarro del lapislázuli 

entre tanta hipocresía de uso cotidiano

cierras los ojos y confías en tus manos

que lo tangible no miente como la ilusión

-o te quedas esperando aquella lluvia de otoño que se lo lleva todo por delante

y lo deja todo raso

para el paso del invierno largo-

ahí

arrodillado

rezando para que las gotas

lo hagan todo por ti

ya llegará

todo llega a su tiempo

salvo lo intangible

Las cosas pequeñas de la vida

IMG_20190906_234321_233

Llega un momento que miras atrás en tu vida

Sin gesto de despedida

Solo con la certeza de que todo lo que fuiste un día

Ya queda lejos

Es cuando te colmas de tristeza

Y aunque no hay despedida verdadera

Que no se sella con lágrimas

A tí te cuesta-

Te cuesta llorar

Así te haces la maleta

Pones tu sombrero

Y emprendes otro viaje incierto

Por las estaciones provinciales

Donde algunos pasajeros se atreven a dar un paseo

Otros se quedan en su asiento encogidos

Y miran aterrados como sus compañeros de viaje

Se funden en el olvido de las estaciones de la vida

En las que solo se para una vez

De repente te levantas y te bajas

Dejas la maleta

Y solo te llevas tu sombrero

Un pequeño recuerdo

Porque el tren se irá para siempre

Con todo lo que fuiste un día

Y tu te quedas indeciso en la plataforma

Solo -con tu sombrero, tu viejo abrigo y el frío de los dilemas que cambian la vida

Así esperas hasta el último silbato

Y cuando suena, no te echas a correr

Para agarrar la escalera del último vagón

Sino lanzas el sombrero al aire

Y al momento preciso de hacerlo

Rezas con toda tu fuerza al Dios que no crees

Que un viento benévolo te lo devuelva

Porque nos seducen los grandes gestos

Pero llenamos con amor las cosas pequeñas de la vida

Y no las queremos perder

Haikus II

 

2.

El hilo que cuelga

No lo estires si no

El alma huirá

 

 5.

Silencio largo

Solo los soñadores

Pueden apreciarte

 

9.

Ola tras ola

Monótona melodía

De la bella niñez